Citywire - Para inversores profesionales

Suscríbase de manera gratuita para recibir nuestras últimas noticias con análisis y comentarios de nuestros equipos. La suscripción tan solo le llevará un minuto.

Albert Grau: "Preferíamos dar consejos de inversión sobre productos no complejos"

Albert Grau: "Preferíamos dar consejos de inversión sobre productos no complejos"

Albert Grau

Socio y gestor de patrimonios - ARGENTA PATRIMONIOS EAFI

Éramos una empresa de cuatro años de vida en ese momento, y seguíamos construyendo nuestra cartera de clientes.

Habíamos estado advirtiendo a algunos de nuestros clientes con un perfil más arriesgado, que todo en el sistema de EE.UU., era frágil y que en un momento determinado podría haber más repercusiones básicamente sobre los vehículos de inversión estructurada – vinculados al ladrillo, y préstamos- (aconsejados por sus entidades financieras). Preferíamos dar consejos de inversión sobre productos no complejos y con retornos más bajos. Algunos aceptaron nuestros consejos, y otros no lo hicieron (muy pocos).

Las lecciones de la crisis financiera han sido dolorosas y profundas. El gobierno de EE.UU. y la Reserva Federal pusieron en marcha medidas rápidas, sin precedentes y extremas para detener la crisis, y se implementaron reformas para tratar de evitar la repetición del desastre.

Pero las reformas más amplias para proteger a los consumidores, los inversores y los prestatarios no. Están en el proceso de ser derogadas y atenuadas. 
Si bien puede haber un consenso general de que estamos más seguros hoy de lo que estábamos hace una década, es difícil saberlo realmente hasta que nos enfrentemos a la próxima crisis.

Sabemos esto: no se verá como la última, nunca lo hacen. Eso es lo que pasa con las crisis y los llamados "cisnes negros". Las grietas comienzan a aparecer, y antes de que alguien esté listo para echar un vistazo a lo que las está causando, se convierten en enormes cambios tectónicos que trastornan el orden financiero global.

El mejor consejo es seguir las reglas de siempre: mantenernos diversificados, gastar menos de lo que ganamos, ajustar nuestra tolerancia al riesgo adecuadamente y no creer en nada que parezca demasiado bueno para ser verdad.